RSS2.0

Friday, May 09, 2008

Apuntes de vivir sola en México.

1. Vivir sin televisión no es tan difícil. Aunque odie la eterna discusión con los locales por que yo vivo sin UN televisor, y para ellos me hace falta UNA televisión. Aunque bueno, el otro día logre ganarla explicando simplemente que hace tiempo deje claro que a mi me gusta el genero masculino y no respondo por los demás. Siempre meterse con algún tema sobre la sexualidad los deja callados. El hecho es que nunca había vivido sin un televisor, y creí firmemente que me iba a dar más duro. Pero no. En realidad he descubierto que uno termina no extrañando el ver televisión cuando siempre hay alguna buena conversación, algo que cocinar, algo que limpiar, algo que arreglar. Ha sido todo un descubrimiento.

2. En México, al bueno en buena parte de la ciudad, no existen los porteros. Fue toda una revelación darme cuenta de que no, no hay un portero. Nadie. A mi el tema me hace “ruido” sobre todo por que los años que viví sola en Bogotá mi portero era todo. Era quien me avisaba de las facturas sin pagar, vigilaba la entrada de mis amigos a mi casa (muchos tenían su propia llave), e incluso controlaba a la gata de cuando en vez. Yo en esos años no hubiera sido NADA sin el portero. Y ahora que no lo tengo, descubro también, que no, que si puedo manejar las cosas sin necesidad de tanta ayuda. Pero es raro, tenía a “los porteros” en mi lista de profesiones con las que yo me llevaba muy bien. Me llevo, creo. Ya ni se.

3. Así me toque pelear con mi administradora y con mi compañera de apartamento es un hecho. Yo quiero un gato. Y no pienso seguir viviendo sin una mascota. Es complicado explicar esto, pero para alguien que toda su vida ha tenido algún tipo de mascota, es muy muy difícil vivir sin una. Yo se que me amarro bastante, es más, se que probablemente si me voy de México termine también regalándolo como con Atenea. Pero no me importa, yo quiero un gato.

4. Sea el momento de decirlo una vez más: el regresar a casa caminando, hace mi vida mucho mejor.

5 comments:

Patton said...

1. Igual, las series buenas se pueden bajar. Pero los partidos del Cúcuta no. Esta sería una alternativa/punto medio si le sirve y se ajusta a su presupuesto.
3. ¿Y si se compra uno de peluche?
4. Eso no tiene precio.
PD
En caso de emergencia, les saca la Soho del Tino.

medea said...

jej, para seguir la moda de patton:

Yo recuerdo vivir sin tele cuando vivía sola. Igual, siempre hay mil cosas que hacer. Y si uno realmente quiere ver el partido del cúcuta, pues también podría ir a verlo donde alguien, o no?

A mi me pasó a la inversa: venía de vivir en un lugar donde el portero era causante de angustia ira y molestias. Cuando te toca despertarlo cada vez q llegas a casa, pierden la gracia. Les he ganado respeto y aprecio acá en colombia. Los porteros acá rockean.

Gatos y vivir sin tele: mi vida por muchos años en el pasado :)

genial leerte.

Kafre said...

1. La verdad yo no seria capaz, soy suficientemente adicto a la caja magica que me volveria loco.

2. La verdad nunca tuve porteros, simepre vivi en casa,el portero el perro que siempre me sapiaba cuando llegaba tarde.

3.Bueno por lo menos tu tienes esperansas, casate tu con alguien que no le gustan los animales y ahi si te jodiste, dimelo a mi.

Fa said...

Aaaay Maja... de todo, lo que más "le envidio" es la última: eso de que para ir a su casa lo pueda hacer caminando, de verdad es como oro molido.
Espero pronto poder decir lo mismo.
Un saludito.

JuanFalla said...

1. "Siempre meterse con algún tema sobre la sexualidad los deja callados."
Jajajaaaa