RSS2.0

Tuesday, September 09, 2008

Versión Azteca ( y moderada)

Una de las ocasiones en que yo más me he reído comprando un libro fue cuando decidí regalarme a un amigo el libro de "Sin Tetas no hay Paraíso". Ud hubieran visto, como yo lo vi, las caras de los libreros a los que le pregunte que si tenían el libro:

- Señor, tiene un libro que se llama "Sin Tetas no hay paraíso"?
- Se llama cómo?

En otra

- No se. Cómo escribes el nombre del libro?
- Así: SIN TETAS NO HAY PARAÍSO

Otro de frente me fue diciendo, "lo siento señorita, pero acá no tenemos de esos libros".

Ahhhhhhhhh, fue tannn divertido. Finalmente conseguí el libro en una de las muy buenas librerías que hay en el D.F., en plena zona rosa, que supongo que es el lugar de la ciudad en donde ya nada te escandaliza.

Ayer me acorde de la anecdota, por que ya vi los comerciales de promoción de la novela, en versión mexicana, que está grabando TV Azteca. Claro, acá la novela se llamara "Sin PECHOS no hay paraiso".

Jaujauajuajaujaa. Como dirían mis primos vallunos, los mexicanos son "morrongos".

Como si no fueran 110 millones de personas. Ahora vienen a dárselas de recatados.

6 comments:

Alrevez said...

en usa creo que se llama Sin senos no hay paraiso!

JuanFalla said...

Jajajaaaa.

"Morrongos" es una descripción per-fec-ta.

Patton said...

bueno, aquí no es que no haya levantado cejas ... sino que el poder de "hagoloquesemedalaputagana" de Caracol y RCN ganó.

Ahora decir "tetas" es casi que tan aceptado y coloquial como en España. Eso es el cuarto poder. ¿o el quinto?. Bueno, usted entiende.

Albornoz said...

Morrongos, mojigatos, solapados, etc... Me acuerdo que hace poco más de 2 años, a raiz de la novelita y apoyado por la cultura "silicónica" de Cali, se encontraban hasta "muñequitas country" con tetas, como en su momento lo reseñé en un post.
Saludos.

Mafe said...

Morrongos no es palabra... morronguisimos.

Eretza said...

Debemos – los mexicanos - de aceptar que si tenemos una doble moral, pero de que seamos persignado, que nos asustemos de decirle tetas a las tetas (ja), si solemos decir de las mujeres: “¡¡¡esa vieja esta bien tetona!!!” cuando la susodicha esta bien agraciada.

Por otra parte en los medios de comunicación esta doble moral es mucho mas marcada debido a políticas internas propias de las empresas de comunicación además de las que el gobierno federal aplica o “recomienda” a las mismas.

Lo que uno debe distinguir es lo que uno ve de los mexicanos en la calle y lo que ve de los mismos en la TV, sobretodo en las telenovelas. Así como de distinguir a los diferentes tipos de mexicanos, hay muchos Méxicos y por ende muchos tipos de mexicanos.