RSS2.0

Friday, May 04, 2007

Putumayo Records

A mi me lo contaron como “leyenda”, pero yo quiero creer que es verdad. Alguna vez me dijeron que el sello “Putumayo Records”, se llamaba así por que uno de sus socios, un ingles loco, había vivido 10 años en “El Putumayo” colombiano y se había enamorado de esa tierra.

La leyenda me gusta, así que si alguno sabe que no es cierta, por favor, ahórrense el sacarme de la duda. Me gusta pensar que hubo alguna vez un ingles loco que decidió meterse a esa selva colombiana que también es peruana, ecuatoriana y brasileña. Me gusta pensar que alguien conoció esa zona antes que la violencia lo hiciera y la desangrara, como ahora pasa.

Lo que si es innegable es que Putumayo Records es un éxito rotundo. No sólo por que en serio vende muy bien, sino por lo que está haciendo con la música. En este mundo lleno de RBD o de reencuentros de Timbiriche, da cierta esperanza el ver a una disquera interesada en nuevos ritmos, fusiones, buenas letras y buena música de verdad.

Ayer en un cambio de planes absurdo termine en un concierto de Putumayo Records. Estaban promocionando el disco “Woman of the world”. O más bien, se lo estaban mostrando a los amigos. Por que en realidad el teatro no estaba lleno y la campaña publicitaria creo que ni siquiera existió. Pero todos los que finalmente estábamos ahí sabíamos y disfrutamos la buena música, resultado de muchas mezclas y experimentaciones. Esa clase de música que no parece una programación de una computadora, sino el resultado de historias personales de quien la escribe. Historias que las cantantes, hasta contaron.

Yo espero que en Colombia ya hayan empezado a conocer a Marta Gómez. Ella era una de las cantantes y claro, es colombiana, viviendo en Estados Unidos. O como bien diría ella “tengo a un país atravesado en la garganta”, que es – creo yo – una de las frases más descriptivas de lo que pasa con aquellos que decidimos autoexiliarnos. Tengo de ella un par de canciones, entre ellas “confesión”, que demuestra no sólo lo buena que es componiendo, sino la voz que se gasta. Canta precioso.

La acompaño en la presentación “Maria de Barros”, una africana orgullosa de su “Cabo Verde” que mezclo muy muy bien los sonidos de su tierra, con el acordeón y la batería. Creanme que sonaba delicioso. Cadencioso, sobre todo.

El remate fue lo mejor. Las dos, orgullosas de estar en esta tierra de boleros y rancheras, decidieron al final subir al escenario para cantarle un par de boleros a México. Con esas voces, no me imagino mejor forma de agradecerle a los locales la hospitalidad. Cantaron una versión de “cielito lindo” que reitera una vez más mi teoría de siempre: lo mejor sale de la diversidad. Era una colombiana y una africana cantando una canción mexicana. Eso no podía salir mal.

Y entonces, después de ese concierto, después de saber que ya son al menos 3 los cantantes colombianos que Putumayo Records promociona, después de entender lo que están haciendo por los ritmos, las fusiones y las buenas letras, yo prefiero seguir creyendo que semejante disquera tiene ese nombre por que alguna vez hubo un ingles loco que vivió en “El Putumayo” colombiano y se enamoro de esa tierra.

Y que levante la mano el que me entienda.

5 comments:

N.Santamaría said...

Oiga y se perdio el partido del Cucuta?... Que dolor!!!.

F said...

Yo me lo perdí!!! Por tonta, pero me lo perdí :(
Y Maja, la entiendo perfecto. Soy una cantante-publicista amante de cualquier cosa no comercial que suene a que lo hizo alguien a quien la música le alimenta el alma. Da gusto leer que el concierto haya estado tan bueno!

patton said...

El tipo solía tener un blog promocionando su sello y sus trabajos, en inglés. Creo que lo cerró, supongo que era porque nadie decía nada.

Es que nadie es profeta en su tierra, dicen. Y en la nuestra bien jodido que es eso.

Anonymous said...

Hola, buen blog.

Laboro para Putumayo en México (Monterrey) y efectivamente el fundador Dan Storper es un enamorado de la cultura latinoamericana.

No tengo el dato de cuanto tiempo estuvo en Putumayo pero si conoció y visitaba el lugar.

Saludos

Anonymous said...

Si yo tambien laboro en putumayo y digo que es mentira, bah. (anonimo, ja)