RSS2.0

Thursday, October 16, 2008

Las nuevas franquicias

A veces creo que la gente ve esto de la nacionalidad como si fuera una franquicia. Mea culpa incluido.

El asunto yo no lo había pensado tanto, aunque yo si hablo en plural de los mexicanos (son raros todos, machistas todos, y los mejores amigos, todos) hasta que me toco experimentar en carne propia esto de las generalizaciones y de las comparaciones con mis coterráneos.

La verdad es que yo me había mantenido bastante al margen de los compatriotas. Conozco como a 5 colombianos y a todos los veo bastante esporádicamente y nunca junto a mas de 3 en la misma reunión por que mi patriotismo no da pa tanto.

Pero hace poco llego a vivir a México una amiga que conozco desde 1996. JA!. Sigo preguntándome para qué carajos sale uno corriendo de su pasado si este va a llegar a vivir a escasas 4 cuadras, pero bueno, esa es otra historia.

El asunto es que anoche me di cuenta que la gente que ya nos conoció a ambas, está SUPER asombrada por que no nos parecemos. Bueno, a ver, estudio conmigo toda la carrera, pero no es mi hermana gemela. Es más, si tenemos en cuenta mis genes familiares, puede que jamás se parezca a mi del todo.

Pero los de acá jamás entendieron. Para ellos lo más sorprendente es que aunque hablamos igual (ajaaaaaaaaaa, si claro, como yo hablo con acento paisa) no nos parecemos, no nos gustan las mismas cosas, no sabemos de los mismos temas y COMO ES ESO POSIBLE.

Bueno, simple. Por que la nacionalidad no es una franquicia. Ni siquiera el salir de la misma Universidad y haber soportado juntas tantas clases de Semiótica te dan los mismos intereses. (Aunque quizás si los mismos traumas).

No, no somos las mismas personas, no tenemos los mismos gustos, ni actuamos igual en las situaciones similares. Ambas nos sabemos el mismo himno nacional e identificamos héroes patrios que no son los de acá, pero hasta ahí. Que a las dos nos criaron a punta de café y aguadepanela no significa que las dos reaccionemos igual a nada.

Y es igual con los mexicanos. Así que es momento que yo misma me diga, que no, no son todos raros, no son todos machistas (aunque eso si) y sobre todo, no, no son todos buenos amigos.

Y creo que este es el primer post en 3 años en donde no defiendo a los mexicanos. Algo se quebró.

4 comments:

Mafe said...

No le digo?!?!

Yo que ando huyendo de una de las que llegó aquí hace un año y le estoy haciendo cacería a otro que llegó hace 2 meses...

Te entiendo perfectamente.

Anonymous said...

tiene ud. toda la razón,

arch190.com said...

Señorita, me quito el sombrero otra vez. Estoy de acuerdo contigo.
Yo no soy colombiana pero también estoy en el exilio... y le puedo decir que no me parezco a mis paisanos : )
Es normal, ningún ser humano es igual a otro aunque tenga 2 ojos, 2 manos, 2 piernas, 1 hígado.... es más, si tenemos callos, ni esos son iguales ni los tenemos en el mismo lugar.
Disfrute su fin de semana.

AlejandroAngel said...

me parece excelente eso que no somos una franquicia y que no tenemos que parecernos a los demás coterraneos.

Acá en Esp. la mayoría de colombianos que vivien son del interior (cachacos que diiríamos) as´í que los que me conocen por acá me tachan de cubano, venezolano o canario pero nunca colombiano porque no hablo como el promedio de col. que conocen.

Igual estado junto con otros costeños se tienen diversos gustos y sobre todo visiones de la vida.

es lo que hay.