RSS2.0

Tuesday, November 09, 2010

Anacupros del mundo, uníos

Cuando en Colombia popularizamos el término “Anacupro” no habíamos pensado jamás en Orsai.

Yo ya había hablado en este blog de Orsai, el día en que tuve la buena fortuna de conocerlo. Ya les había contado lo mucho que la escritura de ese señor me gusta, y como sus blogs, en determinados momentos de mi vida, han sido como tablas de salvación, de las cuales colgarse cuando nada más camina.

Para los que no están familiarizados con el término “Anacupro” lo explicó. Los Anacupro (también llamados SAPOS) son todas aquellas personas que hacemos favores a los demás por el simple gusto de ayudar. Estamos claramente antepuestos a los “lagartos” que son las personas que hacen favores para conseguir favores a cambio. Que son, a grosso modo, las personas en las que se divide el mundo.

Los sapos somos aquellos que, ya hemos dicho, terminamos acompañando amigos al banco, y ayudando con el mercado en casas en donde ni siquiera vivimos. Los lagartos van a cocktails y reuniones, y ayudan sólo a quienes los puedan ayudar. Así es el mundo real. En Colombia, país de mal hablados, los sapos pasamos rápidamente a ser “Culiprontos” y de ahí a la Asociación Nacional de Culiprontos (ANACUPRO) no hubo sino una conversación de más.

El asunto es que jamás se nos ocurrió que llegaría Orsai. Y un día mandaría a volar todos sus trabajos “reales” para trabajar en la máxima expresión del Culiprontismo: Una revista sin publicidad. Pero llegó y en eso va. El tipo, que de nuevo yo considero un genio, un día decidió que si quería leer algo de calidad en español tendría que hacerlo él mismo, como siempre había soñado con su mejor amigo, y que además lo harían saltándose a todas las personas molestas. Léase, saltándose la publicidad, los distribuidores, los tramitadores y demás molestias del gremio.

El tipo escribió en su blog todo el proyecto, por que la idea es involucrar a la gente que está dispuesta a colaborar sólo por colaborar. Nada de hacer negocio con un producto cuya finalidad es que la gente que “habla español” por fin tenga algo decente que leer. Y compartir. Y disfrutar.

Fue como poner un letrero “Anacupros del mundo, uníos”. La respuesta de la gente ha sido abrumadora. Todos estamos colaborando sólo por el placer de saber que alguien está haciendo un buen producto (y conste que todavía ni sabemos qué va a tener la revista, pero si la hace Orsai seguro será genial) y hemos entrado a participar con lo que podamos.

Yo, por que al final este post es un poco de autopromoción también, he ayudado mucho para que la revista se consiga en México. En algún momento pensé en ayudar para que también pase en Bogotá, pero es muy jodido a la distancia y preferí empujar en lugares en donde sabia que si podía ayudar.

Anoche, en un momento de aburrimiento “oficinal” y molestando un poco con tutoriales de photoshop y con photoshop, se me ocurrió hacer un afiche para que la gente que ya consiguió la revista y la va a distribuir (parte importante del proyecto es que NO será una revista de supermercado) pudiera empezar a avisar que ya la puede reservar (somos tan buenos que estamos apostando a un proyecto que leeremos en Enero del 2011) y pues involucrar a gente que no llegó ahí por el blog. Generar la pregunta “¿y qué es eso de Orsai?”.

Esta mañana descubrí que el afiche le había gustado a Orsai. Al mismísimo Orsai. No puedo explicar la emoción que eso genera, por que me voy a convertir en una cosa cursi y empalagosa, pero me pareció buena idea venir y dejarlo también por acá. El día en que la persona que más admiro me dijo que mi trabajo le había parecido muy bueno y me lo agradeció. También es un testimonio para cuando nada más camine. Insisto, estoy pensando en mi misma.

Si ud quiere entender de qué va la Revista Orsai, lea esto.

Si ud quiere imprimir el cartel, vaya acá.

Y los demás, levanten la mano, si me entienden.

6 comments:

Alrevez said...

yo si, y se siente grande.

Mauricio Duque Arrubla said...

Qué bien. El afiche sí que es culiprontismo, del bueno. Te felicita un culipronto, incomprendido como todos

Juan David Escobar said...

claro, hasta en las mesas familiares te tratan de cambiar ese visión. Qué reacciones! pero uno nada, no entiende.
Qué bonito lo que anda pasando, como dice Hernán, u Orsai, es que nunca antes había "nunca ha habido tanto bueno unido, comunicado con otros buenos".

un abrazo desde Medallo!

medea said...

exceleeeeeenteeeee

¿Sara? said...

¡Levantando la mano desde Venezuela! (nosotros nos unimos 10 desconocidos, de distintas partes del país, para comprar la revista, con un cupo de dólares de uno de nosotros -tenemos dolar controlado- y a traves de transferencias y depósitos bancarios internos, ¿qué te parece?)

¡Mayor anacuprismo!

Jeje, pero la sensación de que estoy participando en algo grande, eso no me lo quita nadie.

Y si, tu afiche está muy chévere =D

Balalaika said...

Yo alzo la mano porque si la entiendo. Hay cosas que se deben hacer por gusto y que de las cuales uno recibe satisfacción y nadita de dinero. Pero por eso son las mejores porque la plata se va, el honor nunca.
Además supongo que a Orsai le ha de gustar Irina Sheik, pero no como para ponerla en en bikini como si fuera noticia mundial (como en el tiempo)