RSS2.0

Tuesday, March 03, 2009

Jugando monopolio en la vida real

Los mexicanos llevan esto del monopolio en la sangre. Lo juro. Finalmente los aztecas si tenían todo un sistema de castas que básicamente era un sistema de “algunas familias mandamos, otras no”.

Y el vicio les sigue hasta hoy. Es impresionante de ver. Es decir, los italianos no saben que potencial están desperdiciando. Esta gente si sabe lo que es respetar a la familia y hacer que ellos tengan todo el poder.

Está por ejemplo el señor que es dueño de todo el país. Él y sus hijos no sólo salen en cuanta revista y periódico hay (son dueños como de la mitad) sino que literal son dueños de todo: los teléfonos, los celulares, las tiendas, los restaurantes, etc, etc, etc. Es impresionante. Tiene algunas cosas buenas. Es decir, si ud no alcanzó a pagar algún servicio en el banco (curiosamente de eso si no son dueños) no tiene que preocuparse, puede pagar en cualquiera de las tiendas del señor. Es la maravilla, por que el tipo es lo suficientemente negrero para saber que o me deja pagarle a las 11 de la noche en cualquier Sanborns o nos jodimos todos. Y él me deja. Más bonito.

Por cuestiones de trabajo he tenido que investigar la producción de cierto promocional. Digamos, llaveros, para el bien de la historia. Pues, yo hice lo primero que hace todo el mundo que es agarrar el directorio, sacar las empresas que anuncian que hacen llaveros y llamar a cotizar. Ohhhh sorpresa. Las 4 empresas que hacen llaveros en este país, son una sola familia. Primos todos. Ahhhhhhhh mira, que bonito!!!. Bonito cuando además te dicen que por favor “no solicites más información” por que el trabajo cotizado ya está en manos de la otra empresa, que son la misma familia y que no se responsabilizan de problemas futuros. Tal cual. Díganme si no es como ver en vivo a “El Padrino” y toda su familia, pero a niveles un poquito más legales. Después de todo, son sólo llaveros.

Y luego en el barrio. La señora de la lavandería de mi barrio, que además tiene en el mismo local un despacho contable, es también (a no dudarlo) la suegra de la señora de la tienda y la hermana de la señora del local que hace arreglos de ropa. Y claro, tía del taller mecano y hermana del de la ferretería. Es decir, la señora de la lavandería de mi barrio, tiene mi vida totalmente controlada. Total. Sin posibilidad de escapatoria. Dependo de ella, para hasta comprar el papel higiénico. Eso, o me cambio de barrio, o me compro carro para ir hasta el supermercado grandísimo que me queda como a 1 hora.

Yo no me había dado cuenta del poder de la señora hasta que cometí el error de comprar cervezas en la tienda de la competencia. Por qué?. Bueno, pues por que tiene servicio 24 horas, y eran las 4 a.m. y la verdad no había a quién más acudir. Pero “alguien del barrio” me vio. Y ahí ardió Troya. En serio el lunes recogiendo la ropa de la lavandería (y mi reporte de impuestos) me recibió con un “amable comentario” del daño que la tienda de cadena le estaba haciendo al barrio. Jejejee, créanme, no se necesita mucho más para entender que “alguien del barrio y/o la familia” (léase con el consabido acento de El Padrino) me vuelve a ver y me muero socialmente en ese lugar.

 Lo cual me lleva a concluir, que los mexicanos llevan esto de los monopolios en la sangre. Serio. Desde los aztecas. 

3 comments:

aitmanga said...

Y de hecho el banco Inbursa es propiedad de Grupo Carso, conglomerado propiedad de la familia Slim.

Saludos

jugodemaracuya said...

Lo mejor son esas amenazas veladas.
"Haré una oferta que podrá rechazar"
Escalofriante.

JuanFalla said...

Tremenda cosa. Por que si, la realidad es que socialmente te pueden acabar con volver a comprar algo a las 4am.

Que gueyes esos!!!!