RSS2.0

Tuesday, March 13, 2007

Humor Fino

Pocas veces se reflexiona sobre lo distintos grados de humor que hay en el mundo. (excepto en el momento en que debería estar escribiendo un reporte de tesis)

Esta, por ejemplo, el humor colombiano. Nosotros nos burlamos, por sobre todo, de nosotros mismos. Yo estoy convencida que visitamos las páginas de los periódicos locales más que nada para entretenernos, en la mitad de una jornada de trabajo. Cómo no entretenerse y reír, con noticias en donde alguien siempre sale muerto, incluso si es payazo, burro, marrano (ahh no, al marrano lo devolvieron, no??), etc. Cómo no reír con nuestras noticias. Y nos burlamos todos, y lo comentamos por MSS (“vio ya la noticia del pueblo que esconde al cura) y son nuestros 15 minutos de diversión.

Claro, habrá quien me diga que lo que pasa es que, como la ranchera, pedimos que nos dejen reír, para no llorar. Pero en todo caso a ningún colombiano le molesta de a mucho que hagan chistes sobre lo mal que está el país. De lejos, somos todos como los pastusos: somos los que mejores chistes sobre nosotros mismos sabemos. Puedo apostar, por ejemplo, que ya debe haber mil chistes sobre todo el enredo de la familia Araujo.

El problema es que en el mismo mundo está, por ejemplo, el humor mexicano. No me malinterpreten, los mexicanos son muy chistosos. Tienen una forma de ver las cosas siempre en doble sentido, que a mi me parece siempre chistoso. Claro, la mayor parte del tiempo ni entiendo, pero me divierte verlos diciendo palabras que no significan nada (arroz) con doble sentido. O sobreestimando las que yo digo (papaya). No deja de ser entretenido.

Eso si, ayyy del pobre mortal al que se le ocurra burlarse de lo que pasa acá. Por que, en oposición a nosotros, no hay nada que el mexicano se tome en serio, EXCEPTO a si mismo. Es sagrado, es lo más santo, está prohibido mirarlo de frente, y sobre todo, nadie se puede burlar.

Pasa entonces que ellos terminan tomándose en serio el tener dos presidentes (ayyy pero si es tan cómico verlos....a los dos!!!), y pelean con alma, vida y sombrero por noticias como que el secretario de seguridad no se siente seguro en la ciudad. Tienen una guerrilla que se dedica a imitar películas de hollywood (diarios de motocicleta), un alcalde que debería salir del clóset, unos artistas que deberían entrar al clóset (digo, ya no sean descarados), y nada de esto para ellos es gracioso.

Es de no creer. Yo veo el noticiero mexicano como ese programa en donde “todavía hay espacio para el humor”. Más allá de que el presentador me habla con el mismo tono de cantinflas, es que los temas son divertidos. Pero ellos no. Ellos, que son capaces de burlarse de todo, al final, lo único que se toman en serio es a si mismos.

Y yo honestamente pienso que es su mayor error. Y sigo sin entenderlo.

Digamos que me quedo con el humor colombiano, que está desarrollado como pura estrategia de supervivencia (déjenme reír para no llorar); al humor mexicano que está desarrollado para esconder (acá nada malo esta pasando).

Igual, la verdad sea dicha, todo este post es para decirle a cierto personaje que supongo eventualmente entrara a leer que: “NO, el sentido del humor, NO ES NEGOCIABLE”.

5 comments:

Dra. Kleine said...

Y mira... me has dejado pensando... pensando mucho en mí misma. (jé). Y la diferencia de todo cuanto vemos a nuestro alrededor.
Y eso de que no pasa nada ayyyy me llegó.
El jefe es un bribón. --No pasa nada.
Mi hijo ya tiene novia.-- No pasa nada.
Llueve en hora de salir.--No pasa ná de ná.
A la hora de la hora, pareceré payaso de fingir que si, me río de todo menos de mi.
Ugh

patton said...

Llegará ese día, seguro. Supongo que debe ser cuando se pierde la esperanza en que puede hacer algo al respecto que no le vé otra salida que reírse de la situación. Debe pasar cuando uno se resigna.

Y allá no han llegado a ese punto, Aún no.

Marcelius said...

Qué se puede hacer? Cada uno tiene que aprender por sí mismo y eso será válido también para los países...


No sé si esto que describe también tenga que ver con su "ingenuidad" para otros aspectos noticiosos, como lo de los explosivos que para reconocerlos deben estar en una caja donde diga "explosivos" -ACME-: que sean capaz de decir eso sin reírse...

Y creo que también habrá de pesar su nacionalismo, que a ojos colombianos es exagerado, en su falta de humor político porque con lo sagrado no se bromea.

En fin.

Mauricio said...

el humor de Alemania es muy extranho, uno tiene que vivir mas de dos anhos aca para entenderlo, yo apenas llevo seis meses y nada, no lo entiendo. Bueno me quedan dos anhos y medio de doctorado para mejorar en ello :D

Balalaika said...

Aqui para hacer reir a cualquiera los comediantes dicen las palabras magicas "Vladimir Putin".