RSS2.0

Monday, July 13, 2009

La Ley del Apellido

Me he convertido en una experta en culpar a mi trabajo de mi poca vida social. Siempre que alguien pregunta “¿por qué no vas a salir hoy?”, no hay mejor excusa que acusar cansancio extremo por culpa de la jornada laboral. No he conocido la primera persona que me discuta eso. Es la mejor de las salidas.

Pero he acá una verdad de a puño. No es por culpa de mi trabajo que yo no me decido a aumentar mi círculo social. Es por culpa del círculo mismo. Es, para ser absolutamente sinceros, esa berraca (a.k.a horrible) costumbre de algunos personajes de andar contándole su vida personal, tristezas y sueños fallidos a las desconocidas. Dicho grosso modo: es por esa costumbre de la gente de verme cara de pañuelo.

Supongan por un momento que les pasa lo que a mi. Supongan por un segundo que llegan a una fiesta, tratando de quitarse de la cabeza todos los problemas del día laboral, los asuntos pendientes, el reguero de cabos sueltos, y demás. Supongan entonces, que cualquier toche, del que no saben ni su apellido, empieza a hablarles. Sólo que las cosas no van para bien, por que el citado toche, no les habla para ayudar con el proceso de despreocupación. El susodicho empieza a contarles todos sus problemas, sus angustias existenciales, sus dudas, sus insomnios…..que a veces, se parecen mucho a los suyos propios (suyos de ustedes).

So….a la mierda la idea de pasar un rato divertido.

Por eso, vengo hoy a proponerles una nueva Ley de la Interacción Social. Yo la llamo “La Ley del Apellido”.

Básicamente dice así: Si la persona que te está escuchando no se sabe tu apellido, NO TIENES NINGUN DERECHO a contarle tus más profundas angustias, tristezas o desolaciones.

Colarío: Si la persona se sabe tu apellido, sólo por que este es tu nickname, tu interlocutor tiene que saberse tu nombre completo para poder llegar al punto en donde discuten las miles de dudas existenciales que tiene uno por estas fechas. (Nada de soltarse a hablar de más por que todos te dicen Rodríguez)

Dicho de otro modo: aprendan a hablar del clima!!!! Carajo!!.

Ahora bien, entiendan que nadie les está pidiendo que sean brutos, al contrario. Creo firmemente que aquellos realmente inteligentes saben que después de un “mucho gusto en conocerte” no puedes empezar a hablar de lo difícil que es vivir. Simplemente tienes que saber balancear. Al menos tienes que darle tiempo a la persona para que se sienta cómoda contigo.

Aprendan que la mayor parte del tiempo, mientras uds sienten que se desahogan y que consiguieron una gran interlocutora en la noche, uno no está pensando nada más elaborado que “cómo carajos volví a estar en está situación”, si a mucho un “en serio, guey, no tienes un amigo de verdad con el quien discutir esto?”.

Por favor. En serio. Es que todos tenemos una vida complicada, y la mitad de las ganas de salir de casa y mezclarse con la gente es no tener que pensar en ello.

Que levante la mano el que me entienda.

3 comments:

Mafe said...

Digo yo: en serio te ven cara de pañuelo??? 'nserio!??!?!?!!?

Bueh! yo levanto la mano.

ziRta said...

Te entiendo perfectamente, y me apunto la ley. Me declaro culpable de ambas cosas -ser tomada como pañuelo, y tomar a algún inocente como uno. Genial post, mujer!

Lucia said...

:D :D totalmente de acuerdo ... con la única diferencia de q como se me nota en la cara las cosas ... tons no solo termino de pañuelo sino q luego terminan enojados porq no opino lo suficiente ... alguna vez dije q iba a montar consultorio a ver si resultaba rentable el tema :D